La apuesta por una alimentación más saludable y beneficiosa para el medioambiente es cada vez más común en los comedores escolares de Aragón, donde ya son más de 30 los centros públicos que incluyen alimentos ecológicos en los menús para los alumnos.

Así, según informa Paula Figols de herlado.es, a pesar de que los productos orgánicos suelen ser más caros que los convencionales, esto no repercute en el precio que pagan las familias (96 €, el precio fijado por el Gobierno de Aragón).

 

Concretamente en el caso del colegio de Aínsa (Huesca), en el que comenzaron a servir productos ecológicos el curso pasado, pagan incluso menos (80 €) porque la gestión directa del comedor les permite tener superávit y la DGA autoriza un precio inferior en este caso.

La idea partió del cocinero, José Luis Cabrero, que ha logrado involucrar a padres y productores locales. "Las verduras y hortalizas que comen los niños son ecológicas. Y desde enero, también la pasta, las legumbres y el arroz son ecológicos, de Ecolécera”, apunta Cabrero.

El objetivo es poder comprar directamente a productores para abaratar costes. "En algunos productos, como las verduras, apenas hay diferencia de precio entre los productos convencionales y los ecológicos. En otros, como el arroz, se nota más", señala el cocinero.

En el colegio de Aínsa sirven 145 menús ecológicos cada día (135 niños y 10 profesores). Además, quieren organizar charlas y otras actividades educativas paralelas para concienciar a los niños y las familias sobre los beneficios de consumir productos ecológicos.

Catering ecológico

Además del ejemplo del comedor escolar autogestionado de Aínsa o del colegio Eliseo Godoy de Zaragoza, que sirven menús ecológicos a sus alumnos diariamente, la empresa de catering Comer Bien comenzó el curso pasado un proyecto basado en alimentos de proximidad y, en algunos casos, ecológicos.

En la actualidad la empresa sirve productos bio al colegio privado Juan de Lanuza, al concertado Nuestra Señora de la Merced y a 31 centros públicos en Zaragoza.

"El curso pasado comenzamos una experiencia piloto en el colegio Juan de Lanuza. El resultado fue muy bueno y este curso lo hemos extendido a todos los comedores que gestionamos. Compramos los alimentos a productores locales, y la pasta y las legumbres son ecológicas", explica Lucía García, directora de calidad de Comer Bien.

" Según la misma fuente, las barreras de servir ecológico se basa en el coste y la distribución; “servimos unas 6.000 comidas diarias y necesitamos un volumen muy grande". En esta línea, fuentes de la empresa señalan la necesidad de más proveedores ecológicos cerca de Zaragoza para regular el suministro.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto