Un grupo de investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria –ULPGC- ha publicado un estudio en el que se indica que el consumidor que elige huevos ecológicos o de corral se expone a una concentración hasta 4 veces más baja de hidrocarburos aromáticos policíclicos -mutágenos y carcinógenos-.El  trabajo del equipo de investigación de la Unidad de Toxicología del Departamento de Ciencias Clínicas de la ULPGC,  ha sido publicado en la revista internacional Food and Chemical Toxicologycon el título` Influencia del modo de producción de los huevos en la ingesta diaria de hidrocarburos policíclicos y contaminantes organoclorados´.

En la investigación se realizó el análisis de 57 contaminantes antropogénicos (16 hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs), 20 plaguicidas organoclorados (OCPs) y 18 bifenilos policlorados (PCB) en huevos de consumo procedentes de tres tipos diferentes de producción: convencional, de corral y ecológicos; que fueron adquiridos en los mercados de las Islas Canarias.

A partir de los resultados analíticos y de los datos de consumo de este producto en Canarias, se hizo una estimación de la ingesta diaria de estos contaminantes por un consumidor tipo -niños, adolescentes y adultos-.

RESULTADOS

A diferencia de lo descrito en otros estudios realizados en el norte de Europa los investigadores de la ULPGC no encontraron diferencias en el contenido de OCPs o PCBs en relación con el tipo de producción. Los OCPs más frecuentemente detectados en los huevos fueron dieldrin, dicofol, hexaclorobenceno, p,p'-DDE y p,p'-DDT.

También se pudieron medir niveles de numerosos PCBs, principalmente de los considerados marcadores de contaminación, destacando el hecho de que en dos muestras -un huevo de corral y uno ecológico- los valores encontrados superaron el límite establecido como seguro por la UE. No obstante, hay que señalar que en el resto de los huevos los niveles de contaminantes de estos dos grupos estaban muy por debajo de los límites establecidos.

Los investigadores consideran que quizá el hallazgo más relevante de este estudio se encuentra en relación con los niveles de PAHs, que son conocidos carcinógenos y mutágenos, ya que las concentraciones de estos compuestos en los huevos de producción convencional -gallinas enjauladas- fueron 4 veces superiores que el de los huevos procedentes de gallinas de corral y ecológicos.

De esta manera, en función de la elección que realice el consumidor, la exposición a estos contaminantes tóxicos se modifica sensiblemente, siendo mucho menor cuando se consumen huevos de producción ecológica o huevos camperos.

 El artículo publicado tiene alcance internacional, no obstante debe destacarse que la mayoría de los huevos que se consumen en Canarias, a diferencia de otros productos alimenticios, son de producción local en el archipiélago.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto