La Unión Europea propone reforzar sus programas de promoción de hábitos alimenticios sanos en las escuelas para atajar la mala alimentación de los niños y fomentar una dieta más saludable.

El nuevo programa reunirá los dos existentes: el plan de consumo de fruta y el plan de suministro de leche; que financian la distribución de fruta y leche en centros escolares y promueven la educación en alimentación saludable. Unos 30 millones de niños en toda la UE se benefician cada año de esos programas.

Con esta iniciativa se preténdete combinar los dos programas actuales bajo el lema ‘Come bien—siéntete bien´; y se prestará más atención a la educación para sensibilizar más a los niños sobre una alimentación saludable y hacer que comprendan mejor cuestiones como los residuos y la producción de alimentos más sostenible. Entre las medidas previstas podrían incluirse, por ejemplo, visitas a granjas.

MEJORAR LAS DIETAS
En la mayoría de los países los niños cada vez toman menos fruta, verdura y leche, y aumenta el consumo de alimentos transformados. Según la OMS, la obesidad entre los niños europeos va en aumento: en 2008, uno de cada cuatro niños europeos de entre 6 y 9 años sufría de sobrepeso u obesidad; en 2010, la proporción había aumentado a uno de cada tres.

Para invertir esta tendencia, con el nuevo programa se pretende luchar más eficazmente contra la mala alimentación y reforzar la educación que ofrecen los programas sobre hábitos alimentarios sanos, contribuyendo a la lucha contra la obesidad.

 OREGANIZACIÓN MÁS FLEXIBLE
Actualmente, todos los países de la UE participan en el plan de distribución de leche y la mayoría en el de fruta -excepto el Reino Unido, Suecia y Finlandia-. La participación en el nuevo programa seguirá siendo voluntaria y los países tendrán flexibilidad para elegir qué alimentos distribuir.

El nuevo programa tendrá un presupuesto de 230 millones de €, superior a los 197 millones de € asignados para este año, pero inferior al presupuesto ya previsto para los programas de distribución fruta y leche de aquí a 2020.

Se espera que la fusión de los dos programas limite las cargas administrativas y de organización que su aplicación entraña para los centros escolares y las autoridades nacionales, y reduzca los costes de distribución.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto