Según publica el diario francés “Les Echos” en su edición del pasado 26 de marzo, citando datos de la Comisión Europea, las ventas de este tipo de productos se han cuadruplicado en los últimos 15 años, mientras que las superficies cultivadas tan sólo han aumentado un 10%; por lo que Europa encuentra dificultades para satisfacer la demanda.

Ya no se trata de un nicho, sino de un sector con una cifra de negocios superior a 20.000 millones de euros –y un crecimiento anual del 9%”, ha señalado Dacian Ciolos, comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural. En su opinión, ha llegado la hora de actualizar y modernizar la legislación para fortalecer la confianza de los consumidores –un elemento clave en el desarrollo del sector- y suprimir los obstáculos que minan su evolución.

En 2011, el sector “bio” alcanzó una cifra de negocios de 3.650 millones de euros en Francia, según constata el estudio ‘Les aliments biologiques à l’épreuve de la consommation engagée’ (‘Los alimentos biológicos a la prueba del consumo responsable’) de la consultora Xerfi i -de febrero de 2012-. Por su parte, un informe de SymphonylRI , de octubre de 2012, afirma que dicho segmento cuenta en la actualidad con 875 referencias presentes en hipermercados (+7,6% en un año), 317 artículos disponibles en supermercados (+6,4%) y 686 millones de ventas unitarias (+4,3%).

Respecto a los canales de distribución podemos afirmar que existen tres grandes categorías de operadores que intervienen en mercado ecológico en Francia, por un lado los puntos de venta especializada, independientes o que forman parte de una red, por otro las grandes superficies alimentarias cuya cuota de mercado ha progresado sensiblemente los últimos 10 años y por último la venta directa.

La tendencia global es la concentración de la oferta en cadenas especializadas (Biocop, La vie Claire) y grandes superficies alimentarias en detrimento de los operadores menos organizados (especialistas independientes y venta directa en particular). En general los circuitos de distribución son múltiples, abiertos y por lo tanto ofrecen alternativas para los proveedores españoles.

En líneas generales los productos ecológicos gozan de una muy buena imagen en el mercado Francés y al mismo tiempo, los grandes principios de la agricultura ecológica tienen un buen nivel de notoriedad: Ausencia de organismos modificados genéticamente, respeto del bienestar animal, ausencia de colorantes y aromas artificiales etc…

Resulta de extrema importancia para el consumidor que la calidad de los productos sea muy alta y que esté garantizada y demostrada con alguna certificación.

Los productos que podrían tener más aceptación en el mercado Francés son aquellos relacionados con la dieta mediterránea, en los que España goza de una buena imagen de marca, por ejemplo el aceite de oliva, el vino las ensaladas y las frutas y hortalizas de quinta gama, es decir, preparadas y listas para el consumo. Así mismo decir que los productos congelados como los productos innovadores del sector están experimentando un fuerte crecimiento y podrían tener una buena acogida en el mercado francés.

Para terminar, destacar, que resulta fundamental cuidar la presentación del producto, en concreto los envases, este consejo es muy común en mis artículos, pero es que estos productos son percibidos como productos de gama alta y tampoco descuidar el precio que supone el mayor obstáculo para los consumidores potenciales franceses, si, pensaran ustedes ¿pero cómo cuadramos el circulo calidad/precio? Pues pensando….hace más de cien años ya nos lo decían.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto