Seis empresas gallegas y siete grupos científicos han creado Galicia Alimentación Atlántica (Galiat 6+7), una alianza entre universidades, organismos públicos de investigación y empresas para llevar a cabo un proyecto multidisciplinar que incluye el estudio de los efectos beneficiosos de la dieta atlántica; mejorar los cultivos de productos gallegos para potenciar sus componentes saludables y analizar el efecto anticancerígeno y antimetastásico de los alimentos elegidos.

Los productos a estudio serán los vinos albariño y mencía, el aceite de oliva, los mejillones, el queso, y los grelos y berzas. El presupuesto del proyecto es de 1,5 millones. Los siete grupos pertenecen al CSIC, la Universidade de Santiago, la Universidade de Vigo, el Hospital Clínico de Santiago y la Fundación Ramón Domínguez, mientras que las seis empresas embarcadas en el programa son Bodegas Terras Gauda, Pazo de Rivas, Olei Aceite Gallego, A Rosaleira, Friscos y Quescrem. Todo con la finalidad de demostrar que una dieta saludable como la atlántica permite prevenir, paliar o retrasar las patologías relacionadas con la obesidad y los riesgos cardiovasculares, las principales causas de morbi mortalidad que existen en la actualidad.

El estudio incluye un ensayo clínico con familias que se llevará a cabo en el centro de salud de A Estrada. Participarán 150 hogares, para los que un equipo de nutricionistas diseñará menús con los productos a analizar. Durante seis meses seguirán estos hábitos saludables y el grupo de análisis clínicos del CHUS evaluará finalmente la efectividad de la dieta sobre marcadores biológicos de riesgo vascular. Los resultados se compararán con otro grupo de familias sobre el que no se llevará a cabo ninguna intervención, para constatar los beneficios de la dieta tradicional gallega.

Además, en cada uno de los productos autóctonos gallegos elegidos se evaluarán sus posibles efectos anticancerígenos y cómo el manejo de los cultivos pueden aumentar la concentración de estos componentes. Finalmente, cada grupo de investigación, en colaboración con las empresas, buscarán mejoras en estos alimentos gallegos y analizarán cómo la temperatura, la conservación, la siembra, o incluso los tipos de cocción influyen en sus componentes.

Un año para los resultados

Carmen Martínez, del CSIC, coordinadora científica del proyecto, señalaba en la presentación del mismo que los resultados estarán en un año, destacando el carácter novedoso del estudio, «pionero a nivel internacional». Emilio Rodríguez, director técnico de Terras Gauda, señaló en representación de las empresas que «el simple hecho de participar en este proyecto ya es importante.

Por su parte, Rosaura Leis, coordinadora de la unidad de nutrición pediátrica del Hospital Clínico de Santiago, resaltaba la importancia de luchar desde la edad pediátrica contra la obesidad, «que se ha convertido en la gran pandemia».

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto